A 40 años del golpe, Michelle Bachelet llama a la unidad y a la lealtad con nuestra verdad y memoria

En Noticias por rao@conconDejar un Comentario

A 40 años del golpe, Michelle Bachelet llama a la unidad y a la lealtad con nuestra verdad y memoria

La candidata de la Nueva Mayoría dijo que Salvador Allende “se atrevió a soñar Chile. Y eso estamos soñando hoy, de nuevo”

Michelle en ex cogreso en acto de Allende.

“Hoy no vamos a desunirnos. Hoy no hay un partido ni una facción que pueda ir por sobre las otras o a pesar de las otras. Hoy, a pesar de nuestras legítimas diferencias, reconocemos un proyecto común, amplio e integrador cuando decimos Nueva Mayoría”, afirmó esta mañana la ex Presidenta Michelle Bachelet en su discurso de clausura del Seminario Salvador Allende que recordó los 40 años del golpe de Estado.

“Hoy tenemos dos responsabilidades: La primera es la lealtad con nuestra verdad y nuestra memoria”.

Ante parlamentarios, alcaldes, concejales y candidatos electorales, la candidata presidencial de la Nueva Mayoría sostuvo que “hoy tenemos dos responsabilidades: La primera es la lealtad con nuestra verdad y nuestra memoria”.

La ex Presidenta dijo que “Chile es un país que no tiene miedo de contemplarse sinceramente. La amnesia y la negación no curan las heridas. Un país que niega su pasado y que barre bajo la alfombra su propia historia, es un país que se arriesga a tropezar una y otra vez con sus mismos errores”.

Al recordar el pasado y lo ocurrido en el año 1973, la ex jefa de Estado expresó que “hoy estamos mirando nuestro pasado de frente, no como un acto de nostalgia sin sentido, sino que con sentido de futuro y de presente.”

Luego la ex jefa de Estado afirmó: “porque esa es nuestra segunda responsabilidad: lo que podemos construir a partir de este momento y para siempre”. En ese sentido aclaró que “hoy sabemos que cuando decimos “todos”, nos referimos mucho más que sólo a “nosotros””.

Michelle Bachelet dijo que la historia “tiene coincidencias misteriosas”. Al respecto comentó que “en septiembre, el Chile en el que yo nací, elegía a sus Presidentes. En septiembre, Salvador Allende fue elegido Presidente democráticamente. Y en septiembre, hace 40 años, el término de su vida marcó también el inicio de un tiempo de violencia, de abusos y de miedo que todavía nos duele como país”, afirmó.

Reflexionó señalando que “hoy, cuatro décadas más tarde, también en septiembre, estamos reunidos aquí porque sabemos que Allende y su pensamiento siguen presentes”.

Acto seguido añadió: “Un Presidente que supo entender las grandes urgencias de las chilenas y chilenos y que esperaba que nuestro país, a partir de sus tradiciones, creara los mecanismos para hacerse cargo de ellas. Y que no pretendía ser líder indiscutido de esa conquista, sino encabezar un proceso de cambios sucesivos para el bienestar de Chile”. Agregó que Salvador Allende soñó con una patria construida entre todas y todos o como él decía –dijo Michelle Bachelet- “que asegure a cada familia, a cada hombre, a cada mujer, a cada joven y a cada niño: derechos, seguridades, libertades y esperanzas.”

Michelle Bachelet manifestó que “sabemos que los procesos sociales no los conducen sólo los liderazgos personales, a pesar de toda su estatura y de su potencia. Y esto, paradójicamente, le da la razón a Allende nuevamente: porque la historia es nuestra, y la hacen los pueblos”.

La candidata de la Nueva Mayoría manifestó que “en esta nueva primavera en que la patria nos convoca al recogimiento y también a la alegría de nuestra libertad y nuestra independencia, Chile puede y debe ser una nación que aprende”

La candidata de la Nueva Mayoría dijo que Salvador Allende se “se atrevió a soñar Chile. Y eso estamos soñando hoy, de nuevo”.

“Hoy que Chile está al inicio de un nuevo ciclo social y político, sabemos que lo responsable es hacer las transformaciones que la ciudadanía demanda. Sabemos que nuestra primera tarea es posibilitar un orden más justo, corriendo los cercos de la desigualdad, pero entre todos, sin intolerancias y sin atajos”. Y citando a Allende, dijo : “sin premuras, pero sin claudicaciones, caminamos a edificar una auténtica sociedad donde el pueblo tenga derecho al trabajo, a la educación, a la cultura, a la salud, al descanso y a la recreación; una nueva sociedad, donde el pueblo organizado sea el gran ejecutor de este proceso”.

Deja un comentario